La otoplastia ha sido desarrollada para corregir la ubicación de orejas prominentes para dejarlas más cerca de la cabeza o reducir el tamaño cuando son demasiado grandes.

Sin embargo, existen otros problemas que pueden solucionar a través de la cirugía, como pueden ser las orejas caídas, cuando la punta de la oreja se pliega hacia abajo y hacia delante; la oreja de copa cuando es muy pequeña; la oreja de caracol, cuando falta la curva en el borde externo; así como los pliegues y arrugas naturales, lóbulos grandes o estirados y lóbulos con pliegues y arrugas grandes.

Cirugía de Orejas

1/2